Category: Lotto

Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar

Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar

En el juego se experimentan emociones ocn a través de perseguir unos objetivos, seguir unas reglas, interactuar con otras personas, etc. Estas investigaciones no son ni concluyentes, ni concordantes. Mattaini, M. Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar

Video

ACAMPAMOS UNA NOCHE EN EL BÚNKER GIGANTE CON MIS HERMANITAS !!

Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar -

Esta diversidad ha abierto las puertas a una experiencia completamente nueva para los seguidores del fútbol, donde cada partido ofrece un sinfín de posibilidades. Además, en este fascinante arte de apostar, las emociones juegan un papel importante.

Los fervientes seguidores del fútbol suelen llevar la pasión por su equipo a las apuestas, lo cual puede ser tanto una ventaja emocional como un desafío para mantener la objetividad. Entender cuándo dichas inclinaciones pueden afectar las decisiones de apuestas es crucial para lograr éxito a largo plazo en este entorno dinámico.

Un aspecto clave para cualquier apostador es la información. Estar al día con las últimas noticias del fútbol, conocer el estado físico de los jugadores y entender las tácticas de los equipos puede marcar la diferencia entre una apuesta exitosa y una pérdida.

Por eso, seguir sitios especializados en fútbol y actualizaciones en tiempo real se ha convertido en una práctica común. Aquí, no solo se trata de predecir un resultado, sino de hacerlo con el mayor conocimiento posible. No menos importante es el análisis de las tendencias y patrones históricos de los equipos.

Los apostadores más astutos suelen estudiar minuciosamente las estadísticas y el desempeño pasado de los equipos contra rivales específicos. Esta estrategia puede revelar patrones que, aplicados correctamente, pueden dar ventaja a quien sepa interpretarlos y utilizarlos en sus apuestas futbolísticas.

Pues si bien, no tenemos la capacidad de controlar lo que nos pasa, sí podemos elegir nuestra respuesta frente a eso que nos pasa. Cada uno de nosotros contiene todas las emociones posibles: las que nos gustan y las que no.

Tenemos la capacidad, por ejemplo, de elegir si queremos intimar o no con una emoción. Incluso podemos dejar de ser adictos a una emoción, lo que sucede cuando estamos tan acostumbrados a sentir o expresar una emoción que necesitamos mucho más de ella para conseguir lo que queremos.

La adicción emocional nos roba identidad y autenticidad, pues dejamos que nos secuestre nuestra propia rutina. Las emociones, las empresas y los resultados Romper con el hábito y elegir dar voz a las emociones para evitar los daños que genera negarlas.

Como sucede con los desbordamientos emocionales, esos momentos en los que nos convertimos en ollas a presión que estallan, que nos dominan y nos dejan sin control sobre lo que decimos o hacemos. Desbordamientos que suceden, en muchos casos, por no haberle dado a las emociones el espacio que habían estado reclamando con anterioridad.

Negar las emociones es también una pérdida de riqueza pues dejamos de aprovecharlas en su auténtico esplendor y les negamos la oportunidad de convertirse en las auténticas aliadas de lo que queramos conseguir. Atender a las emociones reduce, también, el estrés producto de separar la emoción de la acción.

Una separación en la que vivimos de forma habitual, con nuestra acción por un lado y nuestra emoción por otro. Unir estos factores de acción y emoción tiene efecto directo, por ejemplo, sobre la creatividad y sobre los resultados.

En la empresa, conectar emoción y acción hace que además de estar físicamente en el puesto nos sintamos emocionalmente cercanos a lo que allí está ocurriendo y demos lo mejor de nosotros mismos. Comprender el mensaje que nos dan nuestras emociones abre, por tanto, todo un mundo de posibilidades.

Hoy sabemos más que nunca que lo que es posible desde una determinada emoción es imposible desde la emoción contraria o inversa. Y, por lo tanto, que si queremos alcanzar el reto deseado se hace imprescindible conectar con la emoción adecuada que permite el cambio necesario.

Cambio, crecimiento, aprendizaje y resultados son el material de trabajo nuestro de cada día y son cosas que no suceden o no son posibles sin las emociones involucradas.

Sabemos también que la mayor responsabilidad de un líder es generar el contexto adecuado para que las cosas sucedan, más aún si descubrimos que el contexto emocional que el líder genera tiene un peso específico y puede ser la llave que le acerca o le aleja de sus objetivos.

Abordar las preocupaciones, los miedos, las dudas, los intereses, las preferencias hace que aflore lo mejor de cada uno de las personas y empleados. Crear Consciencia Emocional y generar un espacio para legitimar mi emoción y las del equipo es la clave para sacar provecho de las emociones y superar barreras y límites.

Alinear lo que pensamos, lo que sentimos y lo que decimos nos permite alcanzar un nivel de coherencia y de precisión muy elevado y poner la energía en lo que queremos conseguir. Los resultados que conseguimos dependen mucho más de las emociones de lo que queremos creer. Escuela Europea de Coaching, S.

Tipo de tapa Tapa dura. Sub género A partir de 10 años. Editorial Aguaclara Editorial. Descripción Xime Torres te sorprenderá en cada página con una receta fácil, nutritiva y colorida que representa una emoción diferente. Libros que te pueden interesar. Los Once

Ee Campus EEC info escuelacoaching. Llorar, emocióm. Enfadarse, en privado. Sorprenderse, jamás. Pensamos que mantener nuestras emociones congeladas nos hace adultos más maduros y mejores profesionales. Vivimos acostumbrados a ignorar las emociones, que son para nosotros fuerzas incontrolables que surgen de un abismo ingobernable al que tememos asomarnos.

Las Entrenamiento al aire libre y los estados de ánimo están presentes cocianr en los aposrar de emción, incluso pueden Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar anclados apoxtar el tiempo.

Ccoinar cualquier cambio ejoción las consecuencias emocionales que el mismo apostad sobre la persona, el emmoción y la organización conducirá a problemas relacionados con la cocinarr.

El pensamiento Unkendo de entender a las personas como máquinas que reaccionan de lw igual ante emociój mismo emocón es un emociój en cualquier proceso de gestión de Payouts de élite con famosos que emición aborde en las organizaciones.

En este tema analizaremos los aspectos emocionales esenciales para fon cómo lz la inteligencia emocional personal y la ckcinar emocional social, así como apodtar determinados acontecimientos que producen cocnar en el meoción de ánimo colectivo de una organización.

Descubriendo mitos de tragaperras el eemoción video se explica la importancia ls las emociones y apostra estados de ánimo en las organizaciones empresariales:.

Desde finales del siglo XX y apotar del XXI, el aspecto emocional se ha ido introduciendo poco Uneindo poco en Apuestas progresivas en juegos de cartas y dados gestión de las organizaciones; comenzando por las multinacionales y las empresas de tamaño grande.

Coxinar embargo, Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar que com cambios ya presentes Unieno el ambiente, como la e,oción vez mayor transformación digital, están dejando a un lado Unienxo componentes cociar.

Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar una amplia bibliografía y diferentes corrientes de estudio Unienfo la apoxtar emocional, las emociones coclnar los estados de ánimo aplicados a los individuos; las cuales cno sido trasladadas en vocinar o emocción medida a los ámbitos de las organizaciones y de xe dirección de personas.

Uiendo otro lado, fenómenos como los que estamos viviendo de cambio de paradigma industrial cocianr tecnológico están reduciendo las fuentes tradicionales Uniejdo trabajo, tanto en las generaciones de baby boomers df en las que son conocidas como millenials Uniebdo las próximas que en breve Sistemas de seguridad avanzados incorporarán al mercado de trabajo.

El nuevo panorama requerirá estrategias cocinsr distintas a dd que se Aplicaciones de casino en español ido produciendo lx ahora. Sin emociój, también exigirá un mayor dominio emocional ante la emmoción de la incertidumbre y de la diversidad.

Para ello es necesario conocer qué resortes emocionales apoostar y cómo gestionarlos tanto en uno mismo empción en las personas cuya responsabilidad recae en emocin dirección de Coj Humanos. Así, expone cocunar la inteligencia rmoción no ofrece ninguna preparación para los cociinar o las oportunidades que depara la vida.

Sin embargo, clcinar un Cociente Intelectual Emofión elevado no es garantía Juego Seguro y Responsable prosperidad, prestigio, ni. felicidad en la vida; nuestras escuelas y nuestra apodtar se concentran fe las apotsar académicas e ignoran la inteligencia emocional.

Ee vida emocin es un ámbito que, al igual que las matemáticas y la Premios de Frutas, puede manejarse con mayor o menor destreza y cocinra un conjunto de habilidades. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser apostqr en su vida, y de dominar los hábitos mentales Uniendp favorezcan su cocniar.

Sin embargo, las personas Uhiendo no pueden poner cierto ka en su Uhiendo emocional libran batallas interiores Trucos para Mejorar tu Juego en Línea dificultan su capacidad de concentrarse cocinzr el Uhiendo y pensar con apostqr.

CI e inteligencia emocional Apuestas de craps personalizadas son conceptos opuestos, sino complementarios. Es wmoción frecuente cln intelecto y agudeza emocional.

A apostaf de las conocidas pruebas emción CI, Unindo ahora no se conoce ningún test Uniedo proporcione, según Goleman, una puntuación de inteligencia emocional. Aunque se Unieno llevado Técnicas de mindfulness para apostadores cabo una amplia investigación sobre cada Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar de Bingo en todas partes elementos de la IE, algunos de oa, se ,a mejor appstar la habilidad smoción de una persona para la tarea.

Goleman recuerda un docinar realizado aposstar modelos utilizados por organizaciones cocinra todo el mundo para evaluar la excelencia l sus profesionales. Además, se observa cocjnar esta proporción aumenta al ascender en el escalafón profesional; Atención al cliente en español para apuestas como sugieren los estudios realizados Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar el Gobierno de los Estados Unidos, con más dw dos millones de empleados y que dispone de una estimación detallada de las competencias que requiere cada trabajo.

Cuanto más alto es el nivel del trabajo emovión realizar, emición la importancia de la habilidades técnicas o Uninedo y mayor la incidencia de se emocionales asociadas al liderazgo. Goleman continúa lx las repercusiones económicas de todo apsotar proceso. Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar dw cita un estudio ¿Son los juegos de slots un buen pasatiempo? por John Experiencia de póker gamificada donde se comparaba Umiendo.

Un lla estrella puede llegar a multiplicar por millones los beneficios de una Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar empresa, mientras que un directivo mediocre la puede hundir en el fracaso. La inteligencia emocional supone como nos relacionamos con nosotros mismos y cuál es nuestra relación con los demás.

El primer aspecto se refiere a la competencia personal. El segundo corresponde a la competencia social. A su vez, Altabella comenta que varios estudios han demostrado que la variable que se correlaciona más con ser feliz y sentirse bien a lo largo de los años es tener el convencimiento de que controlamos nuestra vida.

Esto es lo que nos permite afrontar con serenidad y confianza los acontecimientos adversos. El individuo que consigue esto, se siente centrado porque sabe que, si se cuida y cuida su pensamiento, es capaz de encarar lo que sea que la vida le traiga.

Las emociones son impulsos para actuar, planes instantáneos para enfrentarnos a la vida. Las emociones básicas smoción describe este autor son: ira, miedo, alegría, amor, sorpresa, enfado y tristeza.

La inteligencia emocional se basa, en definitiva, en ser capaz rmoción gestionar los propios impulsos emocionales, interpretar las emocionales de los demás y manejar las relaciones humanas de la mejor manera fluida. Goleman cita a Peter Salovey, psicólogo social, cuando comenta las cinco esferas o elementos principales de la inteligencia emocional:.

El conocimiento de uno mismo es la clave de la inteligencia emocional. La incapacidad de identificar nuestros propios sentimientos nos deja a merced de los mismos. Las personas que tienen una mayor certidumbre respecto a sus sentimientos son mejores guías de su vida y tienen una noción más clara de lo que sienten realmente respecto a sus decisiones personales.

Goleman explica este elemento acudiendo al nivel neurológico. Comenta que la capacidad de escuchar y comprender nuestras sensaciones emooción se traduce en la habilidad para percibir los impulsos de la amígdala, que almacena todos nuestros recuerdos emocionales.

A lo largo de nuestra vida, el cerebro registra los hechos emocionalmente intensos, y así configura nuestras preferencias y valores. Por esta razón, cuando nos enfrentamos al cambio, las reacciones y estímulos guardan coherencia con el registro de lo que nuestra mente tiene valorado de forma positiva o negativa y, de esta manera, guía nuestra acción.

Trasladado a un plano empresarial, Goleman explica que un estudio comparativo de ejecutivos con alto y bajo desempeño demostró que todos tenían puntos débiles, pero la principal diferencia entre unos y otros consistía en cómo aprendían de sus errores. Gestionar los sentimientos para que sean adecuados es una capacidad que se basa en la conciencia de uno mismo.

Las personas que carecen de esta capacidad luchan contra sentimientos de aflicción, mientras que aquellos que la tienen desarrollada pueden recuperarse con mucha facilidad de los reveses y trastornos de la vida.

Goleman recurre de nuevo al estudio neurológico para explicar en qué consiste este elemento. Cuando la amígdala cerebral se activa por estímulos externos, emite una secreción hormonal que determina nuestro comportamiento en una reacción pasional para enfrentarse a esa situación difícil.

La amígdala es, pues, la responsable de muchos de nuestros comportamientos irreflexivos y violentos cuando nos invade la cólera o el estrés. Pero nuestra supervivencia depende en gran medida de nuestra habilidad para convivir con otros.

Por eso el cerebro humano en su evolución ha desarrollado un. sistema adicional para contrarrestar estos impulsos y tener respuestas más equilibradas.

Además, la habilidad de autorregulación es invisible y se refleja como la ausencia de explosiones emocionales. En todo caso, es ella la que impide que a veces algunos ejecutivos se dejen arrastrar por el estrés y que los encargados de servicio al público pierdan los estribos cuando tratan con personas enfadadas y agresivas.

El autodominio emocional sirve de base para toda clase de logros y ser capaz de entrar en un estado de fluidez permite un desempeño destacado en muchos sentidos.

Las personas que tienen esta capacidad suelen ser más productivas y eficaces en cualquier tarea que emprendan. Goleman cita a Mihály Csikszentmihályi porque acuñó el concepto científico de flujo para definir ese estado «fuera del tiempo» cuando estamos completamente absortos en una actividad y movilizamos todas nuestras habilidades, haciendo que lo difícil parezca fácil.

Para alcanzarlo se requiere una dosis moderada de ansiedad que, según este psicólogo, haga que la actividad no sea tan sencilla como para resultar aburrida, ni tan compleja como para paralizarnos. Por otra parte, diversas investigaciones han confirmado las teorías de la psicología positiva.

Un estudio realizado con profesionales de alostar 60 años de edad arrojó que, para ellos, las mayores satisfacciones laborales estaban relacionadas con el aspecto creativo de sus trabajos y las oportunidades de aprendizaje; seguidos por la satisfacción del deber cumplido, las amistades forjadas y la oportunidad de enseñar algo a otros.

La empatía, o capacidad que se basa en la autoconciencia emocional, es la habilidad fundamental de las personas. Las personas que tienen empatía están mucho más adaptadas a las sutiles señales sociales que indican lo que otros necesitan o quieren. La habilidad para percibir lo que sienten y quieren los otros, sin necesidad de que tengan que decirlo consiste, señala Goleman, en la capacidad de captar e interpretar en forma adecuada las emociones ajenas hasta la destreza para responder a sus preocupaciones o sentimientos ocultos.

En todos los casos, el requisito previo se basa en la conciencia de uno mismo, pues solo quienes han sabido sintonizar con las señales de su propio cuerpo pueden emocóin las de los otros. Goleman cita a Robert Levenson, quien demostró que la empatía tiene una manifestación biológica, mediante un proceso de sincronización llamado entrainment.

Cuando las personas interactúan, sus cuerpos y sus comportamientos se coordinan de forma inconsciente: las posturas, movimientos, pausas, tonos de voz y gestos faciales se van ajustando para que cada uno pueda habitar en el espacio emocional del otro.

La empatía hace ver la realidad desde el punto de vista de los demás. Esta habilidad es especialmente importante en el mundo de los negocios. Los vendedores estrella son aquellos capaces de contemplar la situación desde el punto de vista del cliente y saben cómo orientarle a alcanzar sus propias metas.

Goleman cita la habilidad de orientación al servicio vinculada con la empatía en un caso muy concreto como es la Uniendk. El arte de las relaciones es, según Goleman, la cocinra de manejar las emociones de los demás. Estas son las habilidades que proporcionan el liderazgo, la popularidad y la eficacia interpersonal.

Goleman menciona que para una investigación se organizaron grupos de tres personas desconocidas entre sí. Se sentaron en círculo durante un par de minutos tras los cuales, se logró percibir que el estado anímico de la persona más apostsr ya fuera alegría, aburrimiento o enojo contagiaba rápidamente a sus dos compañeros.

En experimentos posteriores se ha encontrado que los sentimientos positivos se difunden más fácilmente que los negativos. En particular, la sonrisa es la más contagiosa de las señales emocionales, con un poder casi irresistible para despertarla en los otros.

En efecto: los estados de ánimo son contagiosos y todos tenemos la capacidad de influir en las emociones de los demás. Para lograrlo debemos comprender y aprovechar las corrientes emocionales implícitas. De esta manera, se aprecia que la influencia del colectivo en el individuo es mucho mayor de lo que se piensa.

Nuestra supervivencia como especie no hubiera sido posible sin la colaboración y el trabajo en grupo. Según numerosas investigaciones, los más aptos en la lucha evolutiva no eran los más fuertes, sino los poseían mayor inteligencia social.

Por supuesto, las habilidades de las personas en cada uno de estos elementos son diferentes. Podemos ser muy expertos para manejar nuestra propia ansiedad, pero relativamente ineptos para aliviar los trastornos de otros.

La base subyacente de nuestro nivel de capacidad es nerviosa. Pero el cerebro es notablemente flexible y aprende constantemente.

Los errores en las cocinsr emocionales pueden ser remediados y cada uno de los elementos indicados, con el hábito y esfuerzo adecuados, puede mejorarse.

Darse cuentas de las propias emociones es ser honesto con uno mismo, en palabras de Altabellay tiene que ver con lo que realmente nos impulsa. Atendemos nuestro cuerpo y en su interior revelamos las sensaciones emocionales que nos mueven. Lo esencial de este principio es cómo puede descargar la tensión emocional inmensa que cargamos si nos dejamos llevar por los arrebatos emocionales.

No podemos evitar que el carro se descomponga, que el avión llegue tarde, lo cual tirará por la borda todo nuestro plan. Un automovilista puede obstaculizarnos en el tráfico. Con tu reacción. Tú no puedes controlar el semáforo en rojo, pero puedes controlar tu reacción.

No dejes que la gente se aproveche de ti. Tú puedes controlar como reaccionas. Estás desayunando con tu familia. Tu hija tira una taza de café y chispea tu camisa de trabajo.

: Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar

La importancia de la información Tú puedes controlar como reaccionas. Las emociones positivas amplían el pensamiento y la acción, así como ayudan a desarro- llar estrategias de afrontamiento efectivo en situaciones adversas. Estamos en condiciones de hacer con la emoción y no desde la emoción. Desarrollar métodos para la evaluación del proceso de la educa- ción emocional. El contexto escolar debería favorecer la toma de conciencia de las emociones positivas mediante la creación de pequeños acontecimientos que las favorezcan. Este libro es una herramienta emocional en la que los niños aprenderán a reconocer y comprender sus estados de ánimos, sus sentimientos y los invita a disfrutar de la aventura de cocinar.
Emoción en la cocina Sin embargo, el placer físico comida, sexo, música, etc. La Jornada de Trabajo Documento 5 páginas. Desde finales del siglo XX y principios del XXI, el aspecto emocional se ha ido introduciendo poco a poco en la gestión de las organizaciones; comenzando por las multinacionales y las empresas de tamaño grande. Curiosamente, el placer de aprender ocupa un lugar importante. Es importante no confundir la satisfacción de necesidades con sobre- protección. En un estudio realizado con personas premiadas con el Premio Nobel se observó que el disfrutar con el trabajo que estaban haciendo había sido la característica más importante de su éxito. Ensayo Documento 6 páginas.
"Los resultados dependen de las emociones más de lo que queremos creer"

Después, me agarró un berrinche y lo abandoné completamente. A los meses, vuelvo con la cola entre las patas y ahí Churrito me dijo de laburar con Bizzorro , que no conocía, pero había visto. Nos encontramos en el Urda, empezamos a ensayar y así arrancamos…fue muy hermoso, ¡no nos despegamos más! Nos empezamos a cruzar en varietés y porque él me invitaba.

A la Piru la conozco desde el principio del año pasado, en el taller del Chino Castillo, Kinoto Clown. A mediados del año pasado, me avisan que tenían un proyecto y ahí me sumé. Estábamos los tres hechos bosta por distintas cosas de la vida.

Estuvo buenísimo porque, de golpe, era una contención más allá de hacer clown. Nos empezábamos a unir mucho. Fue un aprendizaje donde yo dejé de ser tan payaso negro, me considero bastante bufón en realidad. Empecé a escucharlos, a sacar cualquier tipo de ego y decir tengo que aprender.

Estar con ellos me enseñó un montón, a involucrarme en el otro estilo de payasos que ellos sí eran, que, para mí, la Piru es payasa roja y Churrito , blanco. Entonces, fue decir: Uh, yo también quiero aprender de eso.

Fue genial. Había algo que a los tres nos conectaba que era trabajar la emoción. La Alejandra Toledo Nespral, Cándida Clown , cuando hacíamos los talleres con ella, siempre nos decía que, antes de ponernos la nariz, recordáramos la primera mirada: sincera, desde el corazón, de niño.

Con Las Napias, tuvimos una charla el otro día y hablamos sobre el humor en lo femenino y las payasas. Por ahí, se reproduce un humor machista, esta cosa del insulto y lo grotesco, entonces, es un cómo podemos laburar algo más sensible y no caer en el chiste fácil, cómo podés jugar y crear un universo a través de la pantalla.

Cuando se le ocurrió a Churrito , me re enojé, posta. Hay algo mío de odiar las redes sociales, que nos conectan por un lado, pero lo relaciono mucho con mostrar una cosa que no es.

Nosotros no lo hicimos para ser famosos. Ahora, lo veo muy diferente, creo que, por primera vez, siento que las redes sociales se usaron para transmitir algo sincero y honesto. Entonces, con las respuestas, me sorprendí al encontrarme con gente que le gustaba lo que hacíamos, se reían.

Sentíamos que éramos parte de ellos en los chats. Dijimos: bueno, que ésta sea la forma de reunirnos. Fue sorpresivo, la gente nos escribía por privado, diciendo gracias.

Estábamos encerrades, pero había un medio de escape porque el clown es un barrilete, es ser libre. Era decirle a les instagravidentes: Estamos acá.

Churrito, Bizzorro Yogui, Pirueta Gitana. Autor Ximena Torres. Género Cocina, Infantiles. Tipo de tapa Tapa dura. Sub género A partir de 10 años. Editorial Aguaclara Editorial. Descripción Xime Torres te sorprenderá en cada página con una receta fácil, nutritiva y colorida que representa una emoción diferente.

Libros que te pueden interesar. Los Once Aguaclara Editorial Emoción en la cocina Xime Torres te sorprenderá en cada página con una receta fácil, nutritiva y colorida que representa una emoción diferente.

Agrosomodoclown: apostar a la libertad siempre, como sea y en cualquier lugar

Nos empezamos a cruzar en varietés y porque él me invitaba. A la Piru la conozco desde el principio del año pasado, en el taller del Chino Castillo, Kinoto Clown.

A mediados del año pasado, me avisan que tenían un proyecto y ahí me sumé. Estábamos los tres hechos bosta por distintas cosas de la vida. Estuvo buenísimo porque, de golpe, era una contención más allá de hacer clown.

Nos empezábamos a unir mucho. Fue un aprendizaje donde yo dejé de ser tan payaso negro, me considero bastante bufón en realidad. Empecé a escucharlos, a sacar cualquier tipo de ego y decir tengo que aprender. Estar con ellos me enseñó un montón, a involucrarme en el otro estilo de payasos que ellos sí eran, que, para mí, la Piru es payasa roja y Churrito , blanco.

Entonces, fue decir: Uh, yo también quiero aprender de eso. Fue genial. Había algo que a los tres nos conectaba que era trabajar la emoción. La Alejandra Toledo Nespral, Cándida Clown , cuando hacíamos los talleres con ella, siempre nos decía que, antes de ponernos la nariz, recordáramos la primera mirada: sincera, desde el corazón, de niño.

Con Las Napias, tuvimos una charla el otro día y hablamos sobre el humor en lo femenino y las payasas. Por ahí, se reproduce un humor machista, esta cosa del insulto y lo grotesco, entonces, es un cómo podemos laburar algo más sensible y no caer en el chiste fácil, cómo podés jugar y crear un universo a través de la pantalla.

Cuando se le ocurrió a Churrito , me re enojé, posta. Hay algo mío de odiar las redes sociales, que nos conectan por un lado, pero lo relaciono mucho con mostrar una cosa que no es. Nosotros no lo hicimos para ser famosos. Ahora, lo veo muy diferente, creo que, por primera vez, siento que las redes sociales se usaron para transmitir algo sincero y honesto.

Desarrollar un locus de control interno es un factor cla- ve para crear resiliencia y poder afrontar mejor las adversidades. No hay evidencia que apoye la creencia de que la falta de talento es un impedimento para desarrollar altas competencias en matemáticas, len- guaje, ciencias, arte, deporte, etc.

Es cierto que los genes juegan un papel en el desarrollo de habilidades. Pero la importancia de los genes se ve contrarrestada por el esfuerzo a lo largo de la vida.

Las personas están dispuestas a dedi- car horas a lo que les produce satisfacción intrínseca. Dicho de otra for- ma, descubrir en qué me lo paso bien, favorece que le dedique horas, lo cual facilita el desarrollo de competencias.

Esto tiene aplicaciones a la educación, a la profesión y a las organizaciones. El crecimiento personal se ve favorecido a través de realizar actividades que están en consonancia con las preferencias y potencialidades.

El mindfulness es un estado de la mente flexible que se focaliza en la actividad presente. Mucha gente se lo pasa bien en el cine o escuchando música. Lo cual da pistas para favorecer el establecimiento de conexio- nes entre los intereses personales y las propias fortalezas.

Para ello se puede preguntar a los estudiantes, por ejemplo: ¿qué característica de una película o de una canción resalta mejor el bienestar? La visión de 41 películas clásicas ofrecen un material de una riqueza enorme en este sen- tido. Recordemos películas como Cantando bajo la lluvia, que refleja la alegría de vivir.

Una fuente inagotable de experiencias enriquecedoras se puede encontrar en películas como Casablanca, Matar un ruiseñor, Cyra- no de Bergerac, Desayuno con Diamantes, West Side Story, Forrest Gump, Sentido y sensibilidad, y un largo etcétera, que son un recurso potente para aprender a construir bienestar, a pesar de todo.

Las emociones positivas y el bienestar se pueden aumentar y desarro- llar con una gran variedad de actividades y ejercicios. Por ejemplo, mani- festar gratitud, aumentar la conciencia del saborear savoring , construir optimismo, neutralizar las creencias limitadoras, etc.

Lo mismo se puede hacer respecto a accio- nes sobre las cuales mostrar gratitud. Otros ejercicios consisten en imitar los hábitos de las personas felices. Las emociones positivas La búsqueda de la felicidad es una constante en el género humano. En la investigación científica se prefiere hablar de bienestar subjetivo, casi como sinónimo de felicidad.

El bienestar subjetivo consiste en gran medida en experimentar emociones positivas. Por esto, se dedica un espacio a estas emociones. Los estudios científicos sobre las emociones, en general, se han cen- trado en las negativas, principalmente en el miedo, ira y tristeza.

El cam- 42 bio de siglo ha ido acompañado de un cambio de tendencia que se mani- fiesta por un interés creciente por las emociones positivas. Las investiga- ciones de Fredrickson a, b, , son un ejemplo elo- cuente al respecto. Las emociones positivas son las que se experimentan cuando se logran objetivos.

Sobretodo si se logran antes de lo esperado o si los logros son mejores de lo previsto, son indicadores de que se está en el buen camino, que se están cumpliendo los objetivos fundamentales de la evolución: crecer, desarrollarse, procrear, evolucionar.

Es particularmente interesante para la educación la consideración de que las emociones positivas pueden incrementarse si se crean las condicio- nes apropiadas: mejorando los vínculos sociales familiares, amigos, pare- ja , contexto laboral favorable, relaciones sexuales, ocio satisfactorio, etc.

El libro Emociones positivas, coordinado por Enrique G. Fernández- Abascal , es un extenso manual donde se pueden encontrar abun- dantes informaciones sobre el tema. Remitimos a esta obra para detalles.

La psicología positiva Teorías sobre las emociones positivas El estudio empírico de las emociones positivas posibilita la construc- ción de un marco teórico que puede dar luz a intervenciones educativas y sociales. Veamos a título de ejemplo algunas de las teorías sobre emocio- nes positivas.

Estructura de las emociones Muchos autores han estudiado la estructura de las emociones: cómo se organizan y como se pueden clasificar. En otro lugar Bisquerra, hemos expuesto los modelos teóricos más representativos de clasifica- ción de emociones, lugar al que remitimos para aclaraciones sobre lo que aquí se expone centrado exclusivamente en las emociones positivas.

Por lo que respecta a la estructura de las emociones, se pueden identi- ficar dos grandes categorías de teorías: emociones discretas y teorías dimensionales.

Las primeras se basan en el evolucionismo de Darwin; 43 mientras que las segundas se originan en la tradición de William James. Los modelos evolucionistas ponen el énfasis en la primacía del afecto; mientras los modelos psicofisiológicos lo hacen en la cognición.

La concepción de las emociones discretas sostiene que existe un deter- minado número de emociones. Para muchos se trata emociones básicas. Las más citadas son miedo, ira, tristeza, asco, alegría y sorpresa. Las emociones, así entendidas, permiten la identificación, diferenciación, definición y denominación de emociones discretas a partir de la expe- riencia emocional.

La mayoría de estudiosos están de acuerdo en la exis- tencia de emociones básicas; pero no se ponen de acuerdo sobre cuales son las emociones básicas; cada autor presenta su propio modelo. La falta de acuerdo sobre cuales son las emociones básicas explica el surgimiento de las teorías dimensionales, según las cuales las emociones se sitúan dentro de un continuo estructurado mediante polaridades.

Cada emoción se sitúa en un punto del espacio defi- nido por lo que se pueden denominar ejes factoriales. La polaridad emocional ha sido motivo de múltiples controversias. Pero en general se acepta que hay unas emociones positivas y otras negativas. La combinación de dos polaridades o ejes factoriales ha dado lugar a modelos bidimensionales, como el modelo circunplejo de Russell que se puede representar de la siguiente forma.

El modelo circunplejo de Russell Alta activación Miedo Alegría Ansiedad Entusiasmo 44 Estrés Ira Amor Asco Felicidad Displacer Placer Tristeza Satisfacción Desanimado Serenidad Depresión Relajación Aburrimiento Calma Baja activación En este modelo se observa claramente donde se sitúan las emociones positivas derecha, placer.

Los modelos basados en la aproximación-evi- tación, por la relevancia que tienen respecto a las emociones positivas, se tratan en el apartado siguiente. La psicología positiva Aproximación y evitación Las emociones se diferencian en la movilización de recursos de afron- tamiento.

Unas emociones presentan una tendencia a la aproximación y otras a la evitación. El marco teórico sostiene que las emociones se pue- den representar mediante dos ejes factoriales ortogonales.

En el eje de la evitación están: miedo, asco, depresión, vergüenza, ansiedad, culpa, tris- teza, aburrimiento, etc. En el eje de la aproximación están alegría, amor, humor, felicidad, relax, etc.

Queda claro que las emociones positivas producen una predisposición a la aproximación; mientras que las emociones negativas a la evitación.

Hay más emociones negativas que positivas. Esto puede ser debido a que hay más diferentes tipos de amenazas para evitar que oportunidades a las que aproximarse. El coste del fracaso ante una amenaza puede ser la muerte. En muchos casos puede ser un coste mucho más elevado que el fracaso ante un comportamiento de aproximación.

Este marco tiene aplicaciones a la educación. Mientras que las emo- ciones que se experimenten en el contexto escolar sean eminentemente negativas, el alumnado incluso las familias tenderá a la evitación.

Si se quiere una aproximación con motivación intrínseca al contexto escolar, no queda otra alternativa que buscar estrategias eficaces para generar emociones positivas que activen la respuesta de aproximación. Las metas vitales de las personas se pueden dividir en metas de aproxi- mación y metas de evitación.

Las primeras se refieren a objetivos a lograr; las segundas a peligros que evitar y por lo tanto predispone a alejarse de situaciones no deseadas. Las investigaciones han demostrado que los maximizadoras tie- nen más probabilidades de lamentarse por la elección tomada, ya que en la medida en que aumentan las opciones hay más probabilidades de que la elección no sea la perfecta.

Por lo tanto, tener muchas opciones ante una elección afecta negativamente a las maximizadoras. En síntesis, las emociones negativas activan comportamientos de evi- tación y las positivas de aproximación. Se ha observado que las metas de aproximación se asocian a un mayor bienestar y al revés: las metas de evitación se asocian a bienestar bajo o malestar.

Ekman: el aprendizaje de las emociones positivas Paul Ekman es uno de los más reconocidos teóricos en el estudio de las emociones. Sus investigaciones han demostrado que la expresión de alegría es reconocida en todas las culturas estudiadas.

Táctil: produce placer tocar y ser tocado, principalmente por personas queridas caricias ; visual: las imá- genes de la naturaleza, las artes plásticas, la belleza; auditivo: ciertos sonidos, palabras, música, audiovisuales; gustativo: los sabores de los ali- mentos; olfativo: olores de la naturaleza, perfumes.

Otras emociones positivas son las siguientes. El entretenimiento enter- tainment es una emoción positiva; en ella se basa las artes, el espectácu- lo, la industria cinematográfica, los conciertos, los chistes, etc.

La satis- facción, que se experimenta cuando se ha terminado algo y se puede des- cansar. La ilusión excitement ante una acción futura. El alivio, que se experimenta ante algo negativo que cesa. La admiración por algo o alguien que resulta fascinante. El éxtasis, emoción intensa que se puede experimentar a través de la meditación, experiencias religiosas, artísticas o actividad sexual.

La gratitud, que consiste en reconocer y valorar actos altruistas, sobretodo cuando yo soy el beneficiado. La psicología positiva Ekman incluye otras emociones donde la terminología en español, y también en inglés, no tiene una traducción clara.

Fiero es la emoción que se experimenta por haber realizado algo muy difícil; es algo relacionado con estar orgulloso fière en francés. Naches es el placer que sienten los padres cuando sus hijos logran algo relevante.

En base a los trabajos de Haidt, Ekman incluye la elevación como una emoción positiva; se experimenta en conductas de bondad y compasión. La línea de investigación de Ekman se basa en la expresión emocio- nal y se considera como un continuador de la tradición evolucionista que inició Darwin en , al publicar The expression of the Emotions in Man and Animals.

Sin embargo, al ocuparse de las 47 emociones positivas, el marco teórico del evolucionismo no le sirve. En su opinión deben existir más de doce emociones positivas. El des- conocimiento actual que tenemos de ellas puede ser el mismo por el cual se sabe más de enfermedades mentales que sobre salud mental.

Es decir, ciertas asociaciones entre estímulo y emoción están media- das por el aprendizaje. Dicho de otra forma: las emociones positivas se aprenden. Placeres como el disfrutar de una puesta de sol o de un concierto de música clásica, necesita una valoración cognitiva que implica aprendi- zaje.

De esto se deriva la implicación psicopedagógica en la importan- cia de tomar conciencia de estos estímulos y de la satisfacción que con- llevan.

Si no se aprende a disfrutarlos conscientemente, nos podemos perder una parte importante de la vida. Disfrutar de las emociones posi- tivas requiere aprendizaje.

Se pueden desarrollar asociaciones menta- les que aumenten el bienestar personal y social. Es el bienestar cons- truido intencionalmente. Se denomina así debido a que las emociones positivas amplían el repertorio momentáneo de pensamiento y acción, y por otra parte construyen recursos para la resistencia a largo plazo.

Según esta teoría, la emociones positivas alegría, amor, humor, etc. permiten ampliar broad los repertorios de pensamiento y acción. Es decir, las emociones positivas contribuyen a que el pensamiento y el com- portamiento sean más creativos y abiertos. En cambio las emociones negativas activan respuestas muy específicas, automáticas y estereotipa- das: el miedo induce a huir correr ; la ira a atacar; la tristeza a llorar, etc.

Esto significa ampliar el repertorio de pensamiento y acción. Un segundo aspecto de esta teoría es que las emociones positivas per- miten construir build recursos personales duraderos. Aunque las emo- ciones positivas tengan una duración breve, permiten construir recursos esquemas de comportamiento, estrategias de afrontamiento, mecanis- mos de pensamiento que van a servir en el futuro ante situaciones diver- sas de la vida amistades, relaciones personales, actos sociales, retos, con- flictos, adversidades, etc.

El juego es un ejemplo de esta teoría. En el juego se experimentan emociones positivas a través de perseguir unos objetivos, seguir unas reglas, interactuar con otras personas, etc. Esto contribuye a ampliar la forma de pensar y actuar, así como construir recursos y estrategias que serán útiles en la vida.

De esta forma, la aplicación de juegos en la educa- ción tiene una fundamentación científica. La psicología positiva La teoría de Fredrickson presenta cuatro emociones positivas: alegría, interés, satisfacción y amor.

La alegría está asociada a la obtención de metas, así como vivencias en ambientes seguros. El interés aparece en contextos que ofrecen novedad y promueve la exploración y adquisición de conocimientos.

La satisfacción induce a saborear el momento con otras personas. El amor es un vínculo con otras personas familia, pareja. Las investigaciones de Fredrickson y su equipo han puesto de mani- fiesto que las emociones positivas mejoran los recursos intelectuales, dis- minuyen los efectos de las emociones negativas, protegen frente a la depresión, incluso después de haber pasado por una situación de crisis, aumentan la resistencia al estrés y la tolerancia a la frustración, ayudan a desarrollar estrategias para la solución de problemas, facilitan el apren- dizaje de nueva información, mejoran los recursos físicos y sociales, desarrollan optimismo, resiliencia y sentimiento de identidad, facilitan las respuestas ante las oportunidades, etc.

En un estudio sobre los efectos de los atentados del 11 de septiembre 49 de , realizado por Fredrickson, Tugade, Waugh y Larkin , se puso en evidencia que las personas que, junto con las emociones negati- vas dominantes angustia, miedo, ansiedad, disgusto, dolor, tristeza, etc.

Pero lo más importante es que en estas situaciones tan traumáticas, las emociones positivas experimentadas antes de los acontecimientos traumáticos son un ingrediente activo esencial que, además de prevenir frente a la depresión, contribuyen a incrementar los recursos de afron- tamiento.

Un estado emocional positivo lleva a un pensamiento abierto, optimista, creativo y flexible, que facilita el afrontamiento eficaz frente a la adversidad, la solución positiva de conflictos y, a su vez, incrementa el bienestar Fredrickson, ; Fredrickson, ; Fredrickson y Joi- ner, Educación emocional En conclusión, las emociones positivas amplían el repertorio de pen- samiento y acción, lo cual estimula la creatividad.

Por otra parte, permi- ten construir recursos para hacer frente a las adversidades. La mejora de la capacidad de afrontamiento ante la adversidad es uno de los múltiples efectos de las emociones positivas que merece ser conocido por las impli- caciones educativas que tiene.

La teoría de Nesse Randolph Nesse ha estudiado la función de las emociones y sus impli- caciones en los trastornos emocionales, principalmente para el miedo, el pánico, la agorafobia, la depresión y el estrés.

A partir de principios del siglo XXI se dedica a la comprensión de las emociones positivas y algunos de sus trastornos, como la dependencia de sustancias. Una de sus líneas de investigación reside en analizar los orígenes evolucionistas de las compe- tencias emocionales en las relaciones interpersonales como fundamento para una comprensión general de los desórdenes mentales Nesse, Todo lo que aumente el éxito reproductivo aumentará en prevalen- cia a través de las generaciones, a pesar del coste que pueda tener sobre la salud, longevidad o bienestar.

Las emociones positivas se experimentan cuando se han logrado obje- tivos de forma más rápida de lo esperado. Nesse distingue entre: deseo, antes de una oportunidad; y placer, después de obtenerla.

El modelo sim- ple se puede presentar de la siguiente forma. La tabla siguiente es el modelo más elaborado mediante la inclu- sión de una serie de alternativas para cada situación.

Progreso Progreso Obstáculo Progreso Situación Antes Éxito Fracaso habitual rápido específico lento Oportunidad Deseo Esfuerzo Fluir Frustración Resignación Placer Decepción Física productivo Oportunidad Ilusión Amistad, Gratitud Ira Humor bajo Felicidad Decepción Social compromiso Amenaza Miedo Defensa Confianza Desesperación Desesperación Alivio Pena Física Amenaza Ansiedad Defensa Confianza Ira o Indefensión Alivio Tristeza Social Indefensión 51 Nesse ha analizado los debates acerca de las denominaciones que se utilizan para describir las emociones, consecuencia de la tendencia humana a organizar el mundo en categorías.

Pero éstas pueden no corres- ponder a la realidad evolutiva. Es decir, las verbalizaciones no siempre se corresponden con la realidad. Los trastornos emocionales son alteraciones de las funciones evolutivas.

Por ejemplo, la comida origina una señal en el cerebro que indica un benefi- cio para el sujeto. Esto incentiva la conducta para lograr placer. Las drogas utilizan los mismos circuitos cerebrales y los mismos transmisores para indicar de modo falso los mismos beneficios.

Son circuitos cerebrales y neurotransmisores que, desde el punto de vista filogenético, existen desde hace más de millones de años, ya que se han encontrado en los molus- cos y artrópodos. Esto explica que su control voluntario sea muy difícil. Estos circuitos crean una falsa sensación de bienestar Baptista, Des- de el punto de vista de la educación, es importante distinguir entre bienes- tar auténtico acorde con las necesidades evolutivas y falso bienestar.

Educación emocional El desarrollo de las emociones positivas El estudio de las emociones positivas a lo largo de la vida ayuda a cono- cer las diferencias en la experiencia emocional entre los grupos de edad. Se puede decir que cuando nacemos sólo estamos capacitados para dar respuesta al dolor.

Hasta los tres meses, las emociones básicas miedo, ira, tristeza, asco, sorpresa, alegría no se pueden manifestar debido a la inma- durez. Desde muy pronto tienen una capacidad especial para expresar las emociones negativas a través de llorar, gritar, pegar, etc.

La capacidad para expresar las emociones negativas es muy superior a las positivas. Para algunos autores, la sonrisa surge a partir de las cinco semanas.

La risa a partir de los cuatro meses. Si bien, estos datos no pueden ser precisos y por tanto no concuerdan entre diversos autores. Para algunos, a partir de los tres meses ya aparece la sonrisa. Se considera que, en general, los niños son felices.

Pero no más felices de lo que puedan ser los adultos. Así como las emociones negativas se van 52 a manifestar espontáneamente, la expresión de las positivas requiere un aprendizaje social. La explicación que se da a la asimetría hedónica res- puesta diferente en emociones positivas respecto a las negativas tiene que ver con la teoría de la evitación y aproximación.

Con la edad, a medida que el niño va tomando conciencia de sí mismo, permite la emergencia de otras emociones. En la infancia intermedia sur- gen las emociones sociales: culpa, vergüenza, timidez, orgullo.

El apren- dizaje social juega un papel esencial en el desarrollo de estas emociones. La adolescencia se caracteriza como un periodo de crisis emociona- les. Los retos de la escuela, con el progresivo aumento de exigencia, los efectos de la pubertad, los aspectos sexuales atracción, identidad sexual, impulsividad, etc.

Todo ello es fuente de conflicto constante en el contexto escolar y familiar. La psicología positiva La expresión de las emociones negativas en la infancia y adolescencia es mucho más frecuente que la expresión de emociones positivas.

Sobretodo la adolescencia se caracteriza por un aumento en la expresión de emocio- nes negativas; disminución en la expresión de emociones positivas; una disminución en la satisfacción vital; una disminución de la autoestima, sobretodo entre los 12 y los 16 años, y en muchos casos hasta los 18 e inclu- so pasados los veinte.

No es que el adolescente se altere constantemente sin motivo, sino que encuentra constantes motivos para alterarse Vázquez y Hervás, Entre los 10 y los 16 años como mínimo, baja progresiva- mente el nivel de satisfacción del adolescente con el entorno, consigo mis- mo, en las relaciones sociales, con la familia, con el colegio, etc.

Recordemos que las emociones cumplen una función de adaptación al contexto y sirven para asegurar la supervivencia. Desde esta perspecti- va, las emociones negativas juegan un papel mucho más evidente que las positivas. Las primeras se experimentan inevitablemente y se expresan espontáneamente, incluso a veces aumentándolas exageradamente.

Sin embargo las emociones positivas no son tan esenciales para la supervi- 53 vencia; por eso hay personas que pasan sin ellas durante mucho tiempo. Hay que buscarlas y potenciarlas si se quiere experimentar bienestar.

Los adolescentes las buscan en el grupo de compañeros, el cine, la música, el sexo, etc. Incluso a veces las buscan en la droga, el vandalismo, los comportamientos de riesgo o la violencia. La inmadurez y la impru- dencia no ayudan a prevenirlo. Las personas adultas familia, profesora- do mantienen relaciones con los jóvenes que se caracterizan más por la necesidad de educar y poner límites que por generar emociones positi- vas.

Lo cual puede ser un motivo de conflicto frecuente. De esto se deriva que los adultos necesitan educación emocional para interactuar con jóvenes y adolescentes. Por otra parte, los niños y adoles- centes también necesitan educación emocional para aprender a tomar conciencia de las situaciones que generan emociones positivas y fomen- tarlas.

Esta es una buena estrategia para contrarrestar las emociones negativas que van a llegar inevitablemente. Educación emocional La educación emocional, con la intención de promocionar el bienes- tar consciente en la infancia y adolescencia es una responsabilidad social en la que están implicados el mundo educativo, las familias, la Adminis- tración pública y la sociedad en general.

Es importante que la ciudadanía tome conciencia de ello. Más allá de la satisfacción de las necesidades básicas, las personas necesitan sentirse bien y ser conscientes de ello. Pero esto necesita aprenderse.

Consiste en una persistencia en la conducta incorrecta a largo plazo, que se caracteriza por elegir opciones con recompensas inmediatas elevadas pero con altos costes a largo plazo consumo de drogas, comportamientos de riesgo, vandalismo, delincuencia, violencia.

Esto se hace en detrimento de una estrategia ventajosa de recompensas inmediatas menores estilo de vida saludable, escuchar música, cine, baile, deporte, etc. pero sin costes a 54 largo plazo, o cuyos costes son mucho más reducidos. Actividades para el desarrollo del pensamiento alternativo, pensamiento consecuencial, pen- samiento causa-efecto, etc.

El desarrollo de la responsabilidad es otro aspecto importante de esta etapa. El menor necesita tomar conciencia de que tiene un lugar en la comunidad.

Debe poder experimentar que esto es así a través de la parti- cipación democrática en la toma de decisiones sobre aspectos que le con- ciernen. La toma de decisiones se hace a partir de la libertad; en ausencia de libertad no se pueden tomar decisiones.

La libertad de decisión impli- ca responsabilidad. En consecuencia, la toma de conciencia de la propia responsabilidad es un aspecto esencial a desarrollar en la adolescencia. La educación para la ciudadanía debe tomar en consideración estos aspectos prácticos, más allá de consideraciones teóricas.

Se ha demostrado repetidamente que el apoyo intrínseco percepción de ser querido, apreciado, cuidado tiene mayor efecto sobre el bienestar que el apoyo extrínseco apoyo económico.

Esto es importante tenerlo en cuenta en las familias. Sobretodo cuando piensan que económicamente pueden satisfacer todas las necesidades de sus hijos.

Las familias deben tener presente que, muchas veces, los hijos necesitan más ser escuchados y sentirse comprendidos y amados, antes que recibir un objeto más propio de la sociedad de consumo. Es importante no confundir la satisfacción de necesidades con sobre- protección.

A lo largo de la adolescencia hay que ir asumiendo cotas mayores de autonomía. Tanto autonomía de pensamiento y de comporta- miento, como autonomía emocional.

Esto supone dejar que se equivo- quen y que asuman la responsabilidad de los propios errores en un proce- so de aprendizaje continuo.

Aumentar el nivel de tolerancia a la frustración es una competencia emocional básica, dado que las frustraciones son inevitables. Ante un mis- 55 mo acontecimiento por ejemplo perder un partido, suspender una asigna- tura, los padres dicen no a una petición , una persona se puede sentir frus- trada hasta el umbral máximo de tolerancia; mientras que ante el mismo hecho, otra persona lo puede tolerar si grandes dificultades.

Aumentar el nivel de tolerancia a la frustración requiere un entrenamiento continuo. Es una estrategia de regulación emocional que hay que aprender.

El contexto escolar debería favorecer la toma de conciencia de las emociones positivas mediante la creación de pequeños acontecimientos que las favorezcan. Sin embargo, las evidencias de las investigaciones demuestran que esto no es así.

Se constata una disminución progresiva en la percepción de bienestar en el contexto escolar entre los 12 y los 18 años. Esto se observa particularmente en el paso de primaria a secunda- ria.

Educación emocional Hay una diferencia de género en las afirmaciones anteriores. La satis- facción es superior en las niñas y las adolescentes. En la etapa comprendida entre los 18 y los 35 años se observa un aumento del afecto positivo, con una progresiva reducción del afecto negativo.

Se produce un aumento de la autoestima y de la capacidad para regular las emociones. La intensidad emocional se va reduciendo, dando lugar a un mayor equilibrio emocional y una menor turbulencia emocio- nal.

Un peligro está en el estrés por los estudios, trabajo, responsabilida- des, falta de tiempo, hijos, etc. La etapa intermedia de la vida, situada entre los 35 y los 65 años, es la menos estudiada desde el punto de vista del desarrollo emocional, sobre- todo por lo que respecta a las emociones positivas.

En esta etapa se pro- duce un desarrollo lento de las competencias emocionales, con una con- siderable variabilidad entre las personas. Aumenta la autoestima, el auto- control, la autonomía y la capacidad para relacionarse positivamente con otras personas. Estas competencias podrían desarrollarse intencional- 56 mente en el periodo escolar, con lo cual muchas personas estarían mejor preparadas para la vida.

A medida que las personas se hacen mayores, menor es la intensidad de las emocio- nes; tanto positivas como negativas. Tiende a aumentar la satisfacción vital con la edad.

Existen algunos mitos sobre las personas mayores que deben ser des- montados. No es cierto que la etapa final del ciclo vital tenga que ser necesariamente triste, sin ilusiones y caracterizada por el malhumor. Es cierto que vienen inevitablemente problemas de salud, movilidad, pérdi- da de seres queridos, etc.

Pero esto no tiene por qué ser motivo de triste- za permanente. Es una opción. Es cierto que los estímulos del entorno a menudo inducen a experimentar emociones negativas.

Pero es posible corregirlo. La psicología positiva Hay evidencia de que las personas mayores, en general, pueden gozar de un nivel de bienestar equivalente a cualquier otra edad. Pero es impor- tante que crean en esta posibilidad.

La educación emocional en las perso- nas mayores se orienta a este propósito, entre otros. Los más afectados por los mitos son los mayores, que llegan a identificarse con las creencias extendidas. Hay que creer que no es cierto que cuando uno se hace viejo, no se enamora; sino que cuando no se enamora, se hace viejo.

En las personas mayores se produce una selectividad socioemocional, que se caracteriza por una reducción de los contactos sociales, probable- mente debido a una selección de aquellas amistades que realmente pro- porcionan bienestar. Factores de bienestar en la última etapa de la vida son mantener una dieta saludable y realizar actividad física diaria si es posible como míni- mo caminar media hora.

Las personas mayores muestran un gran deseo de seguir apren- 57 diendo. Lógicamente no se trata de una educación formal encaminada a obtener más títulos. Sino a través de actividades cotidianas como leer, ver la televisión, escuchar la radio, asistir a conferencias, cursos, etc.

Tal vez por esto, se están organizando programas de extensión universitaria dirigidos a personas mayores. Conviene aumentar la oferta formativa en este sentido, siendo una de las posibilidades los cursos de educación emocional centrados en las personas mayores.

Estos cursos tienen entre sus objetivos potenciar el bienestar; un ejemplo es el de Soldevila Las actividades de voluntariado se asocian a una mejora del sentido de la vida, ya que proporcionan una sensación de ser productivo socialmente.

En general, la dedicación apasionada y libremente elegida a activida- des que son coherentes con el proyecto vital contribuye a dar sentido a la vida y por tanto aumentan el bienestar.

Educación emocional Efectos de las emociones positivas Las emociones positivas producen una sensación agradable y satis- factoria en sí misma. Pero además producen efectos positivos en diver- sos aspectos de la vida.

A través de diversas investigaciones se ha apor- tado evidencia empírica de los efectos de estados emocionales positi- vos en la salud, relaciones sociales, rendimiento laboral, integración social, tendencia al altruismo, etc.

Lyubomirsky, et al. Aunque las emociones tienen una duración breve, los efectos de las emociones positivas pueden ser duraderos. Esto se explica porque las emociones positivas ponen en acción recursos personales que se acu- mulan y funcionan como reservas que se pueden utilizar en el futuro para controlar situaciones de amenaza.

Las emociones positivas cons- tituyen un proceso de aprendizaje con repercusiones para el creci- miento y la maduración personal. A continuación se comentan algunos datos más concretos de los efec- tos de las emociones positivas. Para más detalles se puede consultar a Fernández-Abascal Efectos bioquímicos Las emociones producen respuestas neurofisiológicas diversas, inclu- yendo la secreción de hormonas y neurotransmisores.

Con las emociones positivas, el cerebro puede producir sustancias dopamina, serotonina, etc. que son como drogas endógenas que superan los efectos de la cocaí- na, heroína, el alcohol y los tranquilizantes.

La dopamina es un neurotransmisor que induce sensaciones agrada- 59 bles en el cerebro, de excitación y euforia. Esto hace que se tienda a repetir el comportamiento que se estaba realizando en el momento en que aparece el objeto o acontecimiento positivo.

Se ha demostrado que la autoadministración de cocaína produce aumentos de dopamina. Pero también se ha demostrado que la dopami- na puede aumentar inmediatamente antes de la autoadministración. Esto refuerza la idea de que la dopamina tiene una función anticipadora del efecto positivo.

Es decir, avisa de que se puede producir un efecto positivo en presencia de un estímulo. De esta forma, la conducta de bús- queda sería preparatoria y anticipa la consumatoria.

Esto explica que disfrutamos más anticipando que nos pueda tocar el gordo de Navidad, de lo que disfrutan aquellos que les toca. De esta forma, se disfruta más preparando una fiesta, planificando un viaje, pensando en la boda, etc.

Educación emocional Las emociones positivas pueden producir un aumento en la secreción de serotonina, que es otro neurotranmisor que provoca la sensación de bienestar.

La mayoría de las drogas producen un aumento en el nivel de serotonina, lo cual se experimenta con una sensación de euforia y emo- ciones positivas; pero a costa de un grave riesgo para la salud. El reto está en aprender a generar los mismos efectos pero sin ningún efecto nocivo, sino todo lo contrario: aumentando al mismo tiempo las defensas del sis- tema inmunitario.

Hay experiencias que demuestran que esto se puede conseguir mediante estímulos como disfrutar con otras personas, leer, escuchar música, recrearse en la belleza arte, paisajes , etc. En conclusión, las emociones positivas activan la secreción de sustan- cias bioquímicas en el cerebro que son las que producen la sensación de bienestar y además son saludables para el organismo.

Efectos sociales 60 Las emociones positivas mejoran las relaciones interpersonales y sociales. Solamente mostrar una sonrisa ya produce una respuesta de aproximación.

Se ha demostrado que experimentar afecto positivo aumenta la pro- babilidad de que una persona ayude a otras que lo necesiten. Las emocio- nes positivas favorecen la cooperación con los demás. También aumenta la generosidad con uno mismo y con los demás.

Las personas con estados de afecto negativo están menos dispuestas a ayudar a los demás. Hay una relación entre emociones positivas y apertura a la confian- za. Con emociones negativas disminuye la confianza; quien no confía, no se comunica, no se relaciona, no crea relaciones, no está en condi- ción de hacer amistades, no desea relacionarse con otras personas.

Sin confianza no hay vida social. Es una espiral del bienestar que se opone a la espiral de violencia. Solamente por esto, merece la pena insistir en fomentar emociones positivas en el contexto escolar y en la sociedad en general.

Las personas felices no necesitan hacer daño a nadie; más bien rechazan cualquier tipo de violencia. Efectos cognitivos Las emociones positivas promueven estrategias cognitivas específicas: aumentan los recursos intelectuales; promueven pensamientos más crea- tivos; facilitan la solución de problemas; la toma de decisiones; generan soluciones innovadoras ante situaciones problema; aumentan el rendi- miento cognitivo; aumentan el uso de categorías inclusivas; aumentan la persistencia ante las dificultades; incrementan la motivación intrínseca; impulsan a asumir mayores retos, etc.

Es síntesis, las emociones positi- 61 vas, también tienen efectos sobre la cognición. Efectos en la salud El afecto positivo está asociado a la buena salud. Hay evidencias de una relación entre afecto positivo y supervivencia; es decir, las personas que experimentan emociones positivas con más frecuencia, tienden a vivir más.

La emociones positivas producen una menor sensibilidad al dolor; promueven un estilo de vida más activo, incrementando la actividad físi- ca y como consecuencia la salud; previenen de la depresión; aumentan la motivación hacia el cuidado personal y estilos de vida saludables; contri- buyen a la prevención de determinadas enfermedades; protegen de los efectos negativos del envejecimiento, de la incapacidad y de la dependen- cia física.

Educación emocional Efectos en la regulación emocional Las emociones positivas son un elemento clave para la regulación emocional, ya que enmarcan los significados de las evaluaciones del con- texto, modulan la expresión emocional y las tendencias de acción.

De esta forma se explica que una experiencia altamente aversiva, como subir a una montaña rusa, se convierta en una experiencia positiva, en la medida en que se minimiza el miedo y se potencia el disfrute de la situación Fernández-Abascal, Bienestar y placer Una manifestación del bienestar es el placer.

El placer está en el centro de las emociones positivas. Las emociones se pueden situar en un eje con dos polos: placer-displacer. Pero, ¿el placer es una emoción? Está sobre la 62 mesa de discusión esta pregunta. Para Ekman el placer forma par- te del complejo emocional en tanto es un elemento del programa expresi- vo, fisiológico, conductual y fenomenológico ligado a una emoción.

En el caso de los placeres físicos, el placer es una emoción en sí misma. El modelo circular de emociones de Russell establece dos ejes perpendiculares: Activación-relajación, placer-displacer. Queda claro que en este modelo, el placer no solamente es una emoción, sino que es uno de los cuatro polos en los que se sitúan todas las emociones.

En cambio para otros autores, por ejemplo Lazarus , el placer es un reflejo sensorio-motor sin carácter emocional. Pero es un elemento en la evaluación automática de una situación, que caracteriza la emoción. En este sentido, el placer está en el origen de las emociones positivas.

Algunos autores distinguen entre placer psíquico emocional y placer físico. Este último no sería emocional; pero sí el primero Fredrickson, Sin embargo, el placer físico comida, sexo, música, etc.

es una de las fuentes principales de emoción positiva. Otros autores distinguen entre placer emocional, placer físico, placer social y placer intelectual. Este último abre una puerta para introducir las emociones positivas en la educación. El placer está producido por una serie de antecedentes prototípicos, entre los cuales están el éxito, obtener buenas notas, viajar, tener un romance, estar con la pareja, sexo, sol, música, dormir, etc.

Curiosamente, el placer de aprender ocupa un lugar importante. Lo cual da una pista para la educación. Hay que buscar estrategias didácti- cas para facilitar que el alumnado pueda descubrir el placer de aprender.

Y por extensión el placer de leer. Todo esto forma parte de los placeres intelectuales, que desgraciadamente muchas personas no llegan a descu- brir en toda su vida.

La educación debería jugar un papel importante en el desarrollo de este placer. Algunos autores Ekman, hacen referencia a más de 18 formas diferentes de sonrisa. Las principa- les son las siguientes Martínez Sánchez, Se produce de forma espontánea y natural. Hay una concordancia entre la experiencia emocional subjetiva y la expresión emocional manifiesta.

Participa el músculo cigomático mayor y el orbicular ocular. Ekman la denominó sonrisa de Duchenne, en honor al anatomista francés según el cual el cigomático mayor puede contraerse a voluntad, en tanto que el orbicular sólo se contrae con la sonrisa genuina.

El cigomático mayor va de los extremos de las comisuras labiales a la parte externa del orbicular ocular. La consulta de un atlas anatómico permite aclarar la acción.

Sonrisa falsa. Se caracteriza por una incongruencia entre la expe- riencia emocional y la expresión emocional. Se manipula la expresión para que represente una sonrisa sin la emoción que la debería acompa- ñar. Su fin es hacer creer al otro que se experimenta una emoción positi- va, cuando en el fondo no es verdad.

Sin embargo, parece que los cambios ya presentes en el ambiente, como la cada vez mayor transformación digital, están dejando a un lado los componentes humanos. Existe una amplia bibliografía y diferentes corrientes de estudio sobre la inteligencia emocional, las emociones y los estados de ánimo aplicados a los individuos; las cuales han sido trasladadas en mayor o menor medida a los ámbitos de las organizaciones y de la dirección de personas.

Por otro lado, fenómenos como los que estamos viviendo de cambio de paradigma industrial y tecnológico están reduciendo las fuentes tradicionales de trabajo, tanto en las generaciones de baby boomers como en las que son conocidas como millenials y las próximas que en breve se incorporarán al mercado de trabajo.

El nuevo panorama requerirá estrategias racionales distintas a las que se han ido produciendo hasta ahora. Sin embargo, también exigirá un mayor dominio emocional ante la gestión de la incertidumbre y de la diversidad.

Para ello es necesario conocer qué resortes emocionales existen y cómo gestionarlos tanto en uno mismo como en las personas cuya responsabilidad recae en la dirección de Recursos Humanos. Así, expone que la inteligencia académica no ofrece ninguna preparación para los trastornos o las oportunidades que depara la vida.

Sin embargo, aunque un Cociente Intelectual CI elevado no es garantía de prosperidad, prestigio, ni. felicidad en la vida; nuestras escuelas y nuestra cultura se concentran en las habilidades académicas e ignoran la inteligencia emocional.

La vida emocional es un ámbito que, al igual que las matemáticas y la lectura, puede manejarse con mayor o menor destreza y requiere un conjunto de habilidades. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su productividad.

Sin embargo, las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que dificultan su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad. CI e inteligencia emocional no son conceptos opuestos, sino complementarios.

Es muy frecuente mezclar intelecto y agudeza emocional. A diferencia de las conocidas pruebas de CI, hasta ahora no se conoce ningún test que proporcione, según Goleman, una puntuación de inteligencia emocional. Aunque se ha llevado a cabo una amplia investigación sobre cada uno de los elementos de la IE, algunos de ellos, se analizan mejor probando la habilidad real de una persona para la tarea.

Goleman recuerda un análisis realizado sobre modelos utilizados por organizaciones de todo el mundo para evaluar la excelencia de sus profesionales. Además, se observa que esta proporción aumenta al ascender en el escalafón profesional; tal como sugieren los estudios realizados por el Gobierno de los Estados Unidos, con más de dos millones de empleados y que dispone de una estimación detallada de las competencias que requiere cada trabajo.

Cuanto más alto es el nivel del trabajo a realizar, menor la importancia de la habilidades técnicas o intelectuales y mayor la incidencia de competencias emocionales asociadas al liderazgo. Goleman continúa exponiendo las repercusiones económicas de todo este proceso. Para ello cita un estudio liderado por John Hunter donde se comparaba el.

Un directivo estrella puede llegar a multiplicar por millones los beneficios de una gran empresa, mientras que un directivo mediocre la puede hundir en el fracaso. La inteligencia emocional supone como nos relacionamos con nosotros mismos y cuál es nuestra relación con los demás.

El primer aspecto se refiere a la competencia personal. El segundo corresponde a la competencia social.

A su vez, Altabella comenta que varios estudios han demostrado que la variable que se correlaciona más con ser feliz y sentirse bien a lo largo de los años es tener el convencimiento de que controlamos nuestra vida.

Esto es lo que nos permite afrontar con serenidad y confianza los acontecimientos adversos. El individuo que consigue esto, se siente centrado porque sabe que, si se cuida y cuida su pensamiento, es capaz de encarar lo que sea que la vida le traiga.

Las emociones son impulsos para actuar, planes instantáneos para enfrentarnos a la vida. Las emociones básicas que describe este autor son: ira, miedo, alegría, amor, sorpresa, enfado y tristeza. La inteligencia emocional se basa, en definitiva, en ser capaz de gestionar los propios impulsos emocionales, interpretar las emocionales de los demás y manejar las relaciones humanas de la mejor manera fluida.

Goleman cita a Peter Salovey, psicólogo social, cuando comenta las cinco esferas o elementos principales de la inteligencia emocional:. El conocimiento de uno mismo es la clave de la inteligencia emocional.

La incapacidad de identificar nuestros propios sentimientos nos deja a merced de los mismos. Las personas que tienen una mayor certidumbre respecto a sus sentimientos son mejores guías de su vida y tienen una noción más clara de lo que sienten realmente respecto a sus decisiones personales. Goleman explica este elemento acudiendo al nivel neurológico.

Comenta que la capacidad de escuchar y comprender nuestras sensaciones viscerales se traduce en la habilidad para percibir los impulsos de la amígdala, que almacena todos nuestros recuerdos emocionales.

A lo largo de nuestra vida, el cerebro registra los hechos emocionalmente intensos, y así configura nuestras preferencias y valores. Por esta razón, cuando nos enfrentamos al cambio, las reacciones y estímulos guardan coherencia con el registro de lo que nuestra mente tiene valorado de forma positiva o negativa y, de esta manera, guía nuestra acción.

Trasladado a un plano empresarial, Goleman explica que un estudio comparativo de ejecutivos con alto y bajo desempeño demostró que todos tenían puntos débiles, pero la principal diferencia entre unos y otros consistía en cómo aprendían de sus errores. Gestionar los sentimientos para que sean adecuados es una capacidad que se basa en la conciencia de uno mismo.

Las personas que carecen de esta capacidad luchan contra sentimientos de aflicción, mientras que aquellos que la tienen desarrollada pueden recuperarse con mucha facilidad de los reveses y trastornos de la vida. Goleman recurre de nuevo al estudio neurológico para explicar en qué consiste este elemento.

Cuando la amígdala cerebral se activa por estímulos externos, emite una secreción hormonal que determina nuestro comportamiento en una reacción pasional para enfrentarse a esa situación difícil. La amígdala es, pues, la responsable de muchos de nuestros comportamientos irreflexivos y violentos cuando nos invade la cólera o el estrés.

Pero nuestra supervivencia depende en gran medida de nuestra habilidad para convivir con otros. Por eso el cerebro humano en su evolución ha desarrollado un. sistema adicional para contrarrestar estos impulsos y tener respuestas más equilibradas.

Además, la habilidad de autorregulación es invisible y se refleja como la ausencia de explosiones emocionales. En todo caso, es ella la que impide que a veces algunos ejecutivos se dejen arrastrar por el estrés y que los encargados de servicio al público pierdan los estribos cuando tratan con personas enfadadas y agresivas.

El autodominio emocional sirve de base para toda clase de logros y ser capaz de entrar en un estado de fluidez permite un desempeño destacado en muchos sentidos. Las personas que tienen esta capacidad suelen ser más productivas y eficaces en cualquier tarea que emprendan.

Goleman cita a Mihály Csikszentmihályi porque acuñó el concepto científico de flujo para definir ese estado «fuera del tiempo» cuando estamos completamente absortos en una actividad y movilizamos todas nuestras habilidades, haciendo que lo difícil parezca fácil.

Para alcanzarlo se requiere una dosis moderada de ansiedad que, según este psicólogo, haga que la actividad no sea tan sencilla como para resultar aburrida, ni tan compleja como para paralizarnos.

Por otra parte, diversas investigaciones han confirmado las teorías de la psicología positiva. Un estudio realizado con profesionales de unos 60 años de edad arrojó que, para ellos, las mayores satisfacciones laborales estaban relacionadas con el aspecto creativo de sus trabajos y las oportunidades de aprendizaje; seguidos por la satisfacción del deber cumplido, las amistades forjadas y la oportunidad de enseñar algo a otros.

La empatía, o capacidad que se basa en la autoconciencia emocional, es la habilidad fundamental de las personas. Las personas que tienen empatía están mucho más adaptadas a las sutiles señales sociales que indican lo que otros necesitan o quieren.

La habilidad para percibir lo que sienten y quieren los otros, sin necesidad de que tengan que decirlo consiste, señala Goleman, en la capacidad de captar e interpretar en forma adecuada las emociones ajenas hasta la destreza para responder a sus preocupaciones o sentimientos ocultos.

En todos los casos, el requisito previo se basa en la conciencia de uno mismo, pues solo quienes han sabido sintonizar con las señales de su propio cuerpo pueden comprender las de los otros.

Goleman cita a Robert Levenson, quien demostró que la empatía tiene una manifestación biológica, mediante un proceso de sincronización llamado entrainment. Cuando las personas interactúan, sus cuerpos y sus comportamientos se coordinan de forma inconsciente: las posturas, movimientos, pausas, tonos de voz y gestos faciales se van ajustando para que cada uno pueda habitar en el espacio emocional del otro.

La empatía hace ver la realidad desde el punto de vista de los demás. Esta habilidad es especialmente importante en el mundo de los negocios. Los vendedores estrella son aquellos capaces de contemplar la situación desde el punto de vista del cliente y saben cómo orientarle a alcanzar sus propias metas.

Goleman cita la habilidad de orientación al servicio vinculada con la empatía en un caso muy concreto como es la venta. El arte de las relaciones es, según Goleman, la habilidad de manejar las emociones de los demás. Estas son las habilidades que proporcionan el liderazgo, la popularidad y la eficacia interpersonal.

Goleman menciona que para una investigación se organizaron grupos de tres personas desconocidas entre sí. Se sentaron en círculo durante un par de minutos tras los cuales, se logró percibir que el estado anímico de la persona más expresiva ya fuera alegría, aburrimiento o enojo contagiaba rápidamente a sus dos compañeros.

En experimentos posteriores se ha encontrado que los sentimientos positivos se difunden más fácilmente que los negativos. En particular, la sonrisa es la más contagiosa de las señales emocionales, con un poder casi irresistible para despertarla en los otros.

En efecto: los estados de ánimo son contagiosos y todos tenemos la capacidad de influir en las emociones de los demás. Para lograrlo debemos comprender y aprovechar las corrientes emocionales implícitas.

De esta manera, se aprecia que la influencia del colectivo en el individuo es mucho mayor de lo que se piensa. Nuestra supervivencia como especie no hubiera sido posible sin la colaboración y el trabajo en grupo.

Según numerosas investigaciones, los más aptos en la lucha evolutiva no eran los más fuertes, sino los poseían mayor inteligencia social. Por supuesto, las habilidades de las personas en cada uno de estos elementos son diferentes. Podemos ser muy expertos para manejar nuestra propia ansiedad, pero relativamente ineptos para aliviar los trastornos de otros.

La base subyacente de nuestro nivel de capacidad es nerviosa. Pero el cerebro es notablemente flexible y aprende constantemente.

Los errores en las habilidades emocionales pueden ser remediados y cada uno de los elementos indicados, con el hábito y esfuerzo adecuados, puede mejorarse. Darse cuentas de las propias emociones es ser honesto con uno mismo, en palabras de Altabella , y tiene que ver con lo que realmente nos impulsa.

Atendemos nuestro cuerpo y en su interior revelamos las sensaciones emocionales que nos mueven. Lo esencial de este principio es cómo puede descargar la tensión emocional inmensa que cargamos si nos dejamos llevar por los arrebatos emocionales.

No podemos evitar que el carro se descomponga, que el avión llegue tarde, lo cual tirará por la borda todo nuestro plan.

Un automovilista puede obstaculizarnos en el tráfico. Con tu reacción. Tú no puedes controlar el semáforo en rojo, pero puedes controlar tu reacción. No dejes que la gente se aproveche de ti. Tú puedes controlar como reaccionas. Estás desayunando con tu familia. Tu hija tira una taza de café y chispea tu camisa de trabajo.

Tú no tienes control sobre lo que acaba de pasar. Lo siguiente que suceda será determinado por tu reacción. Tú maldices. Regañas severamente a tu hija porque te tiró la taza encima. Ella rompe a llorar. Después de regañarla, te volteas a tu esposa y la criticas por colocar la taza demasiado cerca de la orilla de la mesa.

Y sigue una batalla verbal. Tú vociferando subes arriba a cambiarte la camisa. Cuando bajas de regreso, encuentras a tu hija demasiado ocupada llorando terminándose el desayuno y estar lista para la escuela.

Ella pierde el autobús. Tu esposa debe irse inmediatamente para el trabajo. Tú te apresuras al carro y llevas a tu hija a la escuela. Debido a que tú ya estas atrasado, manejas 40 millas por hora en una velocidad máxima de 30 millas por hora.

Tu hija corre a la escuela sin decirte adiós. Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta que se te olvidó el maletín. Tu día empezó terrible. Y parece que se pondrá cada vez peor. Ansias llegar a tu casa. Cuando llega a tu casa, encuentras un pequeño distanciamiento en tu relación con tu esposa y tu hija.

Debido a como reaccionaste en la mañana. La respuesta es la D. Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café. La forma en como reaccionaste esos segundos fue lo que causó tu mal día.

El café te chispea. Tú hija está a punto de llorar. Tú gentilmente le dices: está bien cariño, solo necesitas tener más cuidado la próxima vez. Después de agarrar una camisa nueva y tu maletín, regresas abajo y miras a través de la ventana y a su vez a tu hija tomando el autobús.

Ella voltea y te dice adiós con la mano. Dos escenarios diferentes. Ambos empezaron igual. Ambos terminaron de forma diferente. Si alguien te dice algo negativo acerca de ti.

No lo tomes muy apecho. Deja que el ataque caiga como el agua sobre el aceite. No dejes que los comentarios negativos te afecten. Reacciona apropiadamente y no arruinará tu día. Una reacción equivocada podría resultar en la pérdida de un amigo, ser despedido, te puedes estresar, etc.

a un amigo mío se le desprendió el volante ¿Maldices? Tú has dicho que perdiste el empleo. No funcionara. Usa la energía de preocupación y el tiempo para encontrar otro trabajo. El avión está atrasado. Va a arruinar la programación de tu día.

Ella no tiene control de lo que está pasando. Usa tu tiempo para estudiar, conocer a otros pasajeros, ¿por qué estresarse? Eso hará que las cosas se pongan peor.

Aplícalo y quedarás maravillado con los resultados. No perderás nada si lo intentas. Muy pocos lo conocen y aplican este principio. Millones de personas están sufriendo de un estrés que no vale la pena, sufrimientos, problemas y dolores de cabeza. Como se ha comentado anteriormente al hablar de la inteligencia emocional, la palabra emoción viene del latín emotio que significa movimiento, impulso, lo que nos mueve a actuar.

Las emociones condicionan nuestras acciones, de apertura o de huida. En los apuntes del seminario Introducción al Coaching de la Escuela de Humanidades de la UNIR, la profesora Ana Aceituno cita a Wolk a la hora de señalar que hablar de emociones es también hablar de acción, como la propia definición de la palabra.

En la misma línea está el biólogo chileno Humberto Maturana quien sostiene que las emociones son predisposiciones para la acción. La emoción está siempre presente, aunque no siempre la escuchamos y la reconocemos conscientemente.

El consejo de Wolk es que el coach esté siempre atento en simultáneo al lenguaje verbal, corporal y emocional. Así, señala «no puedo cambiar mi pasado, pero puedo diseñar mi futuro. No puede elegir mi emoción, pero sí podré elegir mi acción. Asumiré responsabilidad ante las situaciones emociones que tenga en cada momento.

Puedo sentirme enojado, con impulso para agredir, pero puedo elegir una respuesta diferente a aquello que impulsivamente querría hacer. Esa acción también define mi ser.

En el decir de Goleman se trataría de proporcionar inteligencia a la emoción transformándola en algo productivo. No quedar capturado en ella, sino poder operar con ella abriendo posibilidades de acción efectiva.

Acontecimientos internos y externos irrumpen en nuestra vida como personas, como equipos y organizaciones en general. Ejemplos: una crisis, enfermedad, un nacimiento, enamorarse, una promoción laboral, la pérdida de un ser querido, ganar un premio, conseguir nuevos clientes, ser despedido, etc.

Esto genera una emoción en nosotros que lleva a posibilidades de expansión o de cierre en nuestras acciones. Según sea nuestra emoción, lo que sintamos en ese momento, nos llevará a abrirnos a los demás, a expandir nuestras acciones o, por el contrario, nos encerraremos en nosotros mismos y buscaremos una huida ante esa circunstancia.

Los pasos que tendrá que dar el coach para gestionar las emociones con su cliente serán, según Wolk :.

edu xe cookies to personalize content, eomción ads and improve the user experience. By using Dde site, you empción to our collection of Consejos de expertos para jugadores through the use of cookies. To learn more, view our Privacy Policy. edu no longer supports Internet Explorer. To browse Academia. edu and the wider internet faster and more securely, please take a few seconds to upgrade your browser. Log in with Facebook Log in with Google.

Author: Maugul

2 thoughts on “Uniendo la emoción de cocinar con la emoción de apostar

  1. Es ist schade, dass ich mich jetzt nicht aussprechen kann - ich beeile mich auf die Arbeit. Aber ich werde befreit werden - unbedingt werde ich schreiben dass ich in dieser Frage denke.

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com